lunes, 11 de julio de 2011

Cuando se abandona un blog...

Cuando se abandona un blog es como cuando se deja a un niño huérfano, o a un perro sin amo… O tal vez, para ser menos dramáticos, es como cuando se renuncia al kárate, al gimnasio o a las clases de piano. Sí. Puede que la cosa se parezca a ese tipo de renuncias, presuntamente reversibles. Presuntamente.

En mi caso ya se está haciendo casi recurrente: termino alejándome de las cosas que más quiero y no llego a saber por qué. Eso cansa y duele.

A veces nos pasan cosas que nos sacuden hasta la perplejidad. Perdemos seres que amamos, se van de nuestras vidas y nos quedamos desnudos, abandonados, boquiabiertos. A veces, mientras flotamos con los brazos extendidos y las piernas extendidas, como crucificados en el mar, de frente al cielo, recibiendo la tibia caricia del sol, justo cuando a los oídos sólo nos llega un suave rumor de mar, respiración y latido, en ese momento, justo ahí, a veces llega una ola inmensa que nos sacude y revuelca. Nos golpeamos la cabeza con una piedra, nos raspamos las piernas, pisamos un erizo, tragamos arena y sal, un palo nos roza y se clava en el pecho, y seguimos agua abajo, revolcados. En algún momento, con algo de suerte, saldremos a la superficie, a respirar aire y no agua. Tal vez sea preciso impulsarse y nadar hacia arriba, de tan hondo que hemos tocado. Tal vez.

Ningún revolcón de ola justifica el abandono del blog. No es mi intención justificar el silencio (entre otras cosas porque el silencio no es algo sobre lo que uno deba apenarse o presentar excusas). Al contrario. El revolcón que me hizo callar también me lleva a escribir. Y eso tal vez quiere decir que lo estoy pasando. El revolcón, digo.

Cuando se abandona un blog se hace sin saberlo muy bien. Pero hoy he sentido la necesidad de hacer un intento por rescatarlo de ese cementerio de elefantes que ocupan los miles de millones de blogs muertos, de palabras jamás leídas, de gavetas imaginarias y papeles empolvados. He decidido reanimarlo, y reanimarme. Esto no es la promesa de un regreso mediocre o triunfal. Es apenas un post, un derecho de palabra. Sólo eso.


9 comentarios:

Yimmi dijo...

...qué vuelvan los Blogs!

Anónimo dijo...

...Brillante pluma y genio fecundo... No nos prives de ese placer que es leerte!

Jose M dijo...

Primo eso me recuerda que yo también he dejado mi blog en el olvido, aunque claro, lo tuyo es claramente porque no tenias como dedicarle, en cambio yo, bueno por la pura flojera. También porque he emprendido otro proyecto, que es mi canal de youtube, simplemente no soy de esas personas que tienen miles de anécdotas para contar, y tampoco me considero claro, un super escritor como tu primo, pues claramente mis errores se notan.

Muchos éxitos primo, aunque te tenga cerquita, prefiero decirte todo esto simplemente haciendo lo que te encanta hacer, escribir.

Zarqawi dijo...

Levántate y anda, Eloquentia !!!

Zarqawi dijo...

....Y sí, que vuelvan los blogs Yimmi...TODOS los blogs !!

Andrea Small dijo...

Me encanta y estoy de acuerdo. Espero que pidas derechos de palabra más a menudo. Esto me tocó el corazón, verdaderamente.

Ricardo Andrade dijo...

Gracias por sus comentarios!! De verdad que me mueven y conmueven... Espero tenerlos pronto de vuelta por aquí. Abrazos!!

Anónimo dijo...

Aun no me levantado de la cama hoy,regrese de viaje ayer y como es sabado me permito ese lujito y que sorpresa mas grata encontr3. Nuevamente tus maravillosas reflexines.Respeto tud procesos evolutivos hay que cultivar la paciencia ;peropor favor no nos privesdel placer de tu verbo ,sobre todo q como dices para ti significa tambien una gran renuncia.Finalmente te dejo una frase que oi ayer de tu maestro Laureano"L+s venezolanos no tenemos tiempo para deprimirnos,ese lujo se lo pueden dar los suizos que no tiuenen ningun problema'. Los acentos te los debo por quer aun no los he desscubierto en este Bb. Es tu lectora anonima que sabe el gra futuro que tienes en la literatura, tu copiloto recuerda.Ah pero no te entisiasme no es ninguna pavan alumna ni mucho menos.

Orlanis Barreto dijo...

Ricardo: bello post, espero que siempre tengas muchos revolcones para que nos sigas deleitando con tu pluma

TQ